La Ortodoncia tiene el objetivo de corregir la posición de los dientes y actuar sobre los  huesos del territorio maxilofacial, además de proporcionar salud, estética y belleza a la sonrisa.

En un tratamiento de Ortodoncia se emplean aparatos, que aplican una presión suave, pero constante sobre los dientes y el hueso que los rodea, dando como resultado un efecto corrector progresivo.

Al alinear los dientes resulta más fácil mantenerlos limpios, así disminuye el riesgo de sufrir caries, enfermedades de las encías y de sobrecargar los músculos de la masticación.

Dentro de los tipos de aparatos de Ortodoncia existe una gran diversidad dividiéndose en 2 grupos principales: aparatos fijos y aparatos removibles. Dentro de los aparatos fijos existen los brackets metálicos, brackets cerámicos y brackets linguales.